Seleccionar página

Copywriter, redacción publicitaria profesional

La creación de contenidos web ha remitido a mucha personas a optar por un trabajo autónomo y que proporciona muchas satisfacciones. Un copywriter freelance es un profesional a tiempo parcial o completo que genera contenidos para sitios web, empresas y otros profesionales que, por falta de tiempo no pueden permitirse realizar este tipo de tareas.

Por ello, saber encontrar un copywriter profesional no es solo buscar a ciegas y dar con el primero que. nos haga una oferta. Hay que conocer un poco más sobre su manera de trabajar, si tiene o no alguna especialidad en concreto, su precio y plazos de entrega. Vamos a arrojar algo de luz sobre un trabajo apasionante y darte las claves para que ña elección de tu copywriter freelance no sea un fracaso.

Hablemos de dinero: el precio de un copywriter freelance

Un buen copywriter o redactor web no es un profesional económico. Existen multitud de plataformas donde se ofertan «profesionales» con unos precios nada reales, hablamos de gente que es capaz de cobrar 20 céntimos por bloques de 100 palabras. Desengáñate, eso no es escritura profesional, eso es generar contenido «al peso» donde no hay originalidad, los errores gramaticales pululan por doquier. Eso no es un contenido decente, es una basura.

Un copywriter freelance no solo tiene que sentarse a escribir, ha de hacer un esquema, documentarse e investigar, generar ideas, plasmarlas, revisarlas, estar dispuesto a las revisiones que solicite el cliente, hacer una factura, pagar unos impuestos. Los precios oscilan en diferentes horquillas, dependiendo de la complejidad del tema y los plazos de entrega. Normalmente, podemos encontrar copywriters competitivos que trabajan desde 3 céntimos por palabra. De ahí era arriba, cuanto deseemos. No, no son precios caros, el contenido es el valor más importante de tu sitio.

Ser freelance es estar siempre en ascuas

¿Qué queremos decir con ello? Que un profesional de la escritura nunca termina de sentirse cómodo. Como su trabajo depende de las valoraciones de sus clientes, nunca se acomoda. De hacerlo, empezará a faltarle trabajo, ya que la competencia es agresiva. Un redactor autónomo nunca se duerme en los laureles y es capaz de hacer verdaderos malabarismos para contentar a sus clientes, siempre y cuando estos sean capaces de cumplir.

Está más que demostrado que un copywriter que «mantiene contento» a su cliente es capaz de recibir lo mismo del mismo. En estos casos el trabajo fluye con comodidad, es sencillo poder trabajar con gente así y la relación se enriquece. Ganarse la confianza es fundamental en los primeros momentos, y mantenerla es otro trabajo añadido, pero que proporciona un feedback positivo.

Haber trabajado distintos proyectos enriquece su experiencia

Escribir sobre cualquier tema es un proceso que no está al alcance de cualquiera por motivos obvios. Sin embargo, una buena labor de documentación es capaz de superar algunas barreras. Por esa razón, un copywriter freelance que trabaje en proyectos de diferente índole es un valor añadido. Cierto es que es imposible escribir sobre todo, al menos con la profundidad que merece. Por ello, un redactor quizás deba de perder el miedo a afrontar algunos tipos de tareas. A mayor experiencia, mayores posibilidades de ofertar a diferentes trabajos. Vivir del copywriting es posible, solo hay que ser valiente para poder hacer de algunas tareas, en un principio complejas, algo de lo que salir airoso.

Esperamos haber arrojado algo de luz sobre la profesión de copywriter freelance, los retos a los que se enfrentan, cómo es su trabajo y cómo consiguen optar a proyectos en un mundo cada vez más complicado. Apostar por la calidad, generar confianza y darle valor al contenido de tus sitios son los pilares básicos para que la relación entre el cliente y el copywriter fluya. ¿Cuáles crees que son otros valores añadidos a la hora de contratar a un copywriter freelance?