Hoy, el mundo se ha duplicado. Tenemos el escenario presencial, físico, y tenemos el escenario virtual, digital. Y ninguno de los dos es menos real que el otro. Que nos lo pregunten a los millones de personas que hacemos una parte de nuestra vida laboral o social online. Que trabajamos, nos comunicamos, compramos y vivimos en internet.

Así, nuestra imagen online es tan relevante como nuestra imagen física (cuando no más, si hablamos de negocios plenamente digitales). Cuando se trata de ofrecer algún producto o servicio entra en juego el marketing digital y su faceta más creativa: el copywriting. Pero ¿sabemos qué es el copywriting, quiénes son los copywriters, qué hacen y cuánto cuestan sus servicios?

¿Qué es el copywriting y en qué casos se usa?

A pesar de ser una realidad que lleva existiendo en publicidad desde hace décadas (la palabra aparece en 1911), y que su peso dentro y fuera del ámbito digital es totalmente decisivo, el significado de copywriting sigue siendo un misterio para la gran mayoría de usuarios de a pie. 

El término en sí es un cruce entre copyright y writing. Sin embargo, si tenemos que dar una definición de copywriting sería la creación de mensajes comerciales basados en la redacción persuasiva. Ese mensaje se denomina “copy” y puede ser digamos el eslogan, pero también el concepto que hay detrás de un producto específico o de toda una imagen de marca.

¿Para qué sirve el copywriting? Otra gran pregunta, y con más miga de la que parece. Porque si bien puede emplearse (y se emplea) en todas las fases del customer journey, el copywriting suele ser más efectivo para aumentar el número y el interés de los clientes potenciales (es decir, en las fases intermedias del embudo de ventas).

¿Cómo se hace el copywriting?

El copywriting se basa en los argumentos clásicos del marketing de toda la vida. O sea, procura revelar los pain points (las necesidades) del cliente potencial, resaltar las virtudes del producto o servicio para satisfacer esas necesidades, destacarse entre la competencia y ayudar al cliente a tomar la decisión final de la compra.

Pero al pasar por el tapiz del llamado inbound marketing, el copywriting se ha convertido en una herramienta más potente que nunca para:

  • ofrecer contenido de valor de manera estratégica; 
  • proyectar una determinada imagen de producto, de marca o de cliente;
  • desarrollar estrategia de upselling y cross selling;
  • acompañar el proceso de fidelización y generar la figura de embajador de marca.

El copywriting de calidad pasa por una elección cuidadosa de los términos que empleamos, del vocabulario, el tono e incluso el orden de las palabras, siempre teniendo en cuenta al target, lo que queremos conseguir de él y el medio a emplear. Por ello, es imprescindible un estudio riguroso del cliente para el que escribimos: estudiar la imagen 

Aquí te presentamos algunos ejemplos de copywriting en casos diversos para ilustrar cómo se hace:

  • Descripción de producto (se genera un texto descriptivo y atractivo con los datos del producto teniendo en cuenta la imagen de marca y su target).
  • Blogging (se produce contenido de valor, original e interesante sobre nuestro ámbito de negocio en un sentido amplio).
  • Redacción de página web (se busca advertir, seducir y convertir al lector mostrando la necesidad, calidad y adecuación de nuestros servicios).
  • Publicaciones externas (se redacta información veraz y orientada a dar a conocer nuestra marca, producto o servicio al público).
  • Contenido en redes sociales (se dan noticias actualizadas y se dialoga con los seguidores de acuerdo al tono establecido).

¿Cómo es un copywriter (con ejemplos)?

Con frecuencia el éxito de la redacción persuasiva no depende tanto del mensaje en sí sino de cómo se dé. En ese sentido, la persona que se encarga de ello y su perfil son esenciales.

Habitualmente pensamos que necesitamos un especialista en la materia, en nuestro producto o sector, y no es así. Lo que necesitamos es a alguien que sepa escribir. Y no de cualquier manera: debe ser capaz de remitir una información de forma concisa y orientada bien a la concienciación del lector, bien a la conversión del cliente potencial.

Así, el copywriter suele ser una persona con un trasfondo de letras (frecuentemente licenciados en periodismo, filología, historia) o que vienen del mundo del marketing. Suelen contar con una formación específica, como un curso de copywriter, o bien con una larga experiencia con distintos clientes y productos.

El copywriter debe ser capaz de extraer las ideas principales sobre una marca, producto, servicio, campaña, acción, etc.; generar una síntesis con esas ideas; plasmarlas de forma clara y accesible (en general) a un público no especializado; y “envolverlo” todo con una orientación dirigida en última instancia a la venta; que es lo que nos interesa, ¿no?

También hay perfiles más específicos. El copywriter traductor, por ejemplo, es un copywriter español con experiencia en traducción y, más concretamente, en lo que se conoce como localización. También hay copywriters especializados en largos textos informativos, otros en gestión de redes sociales, y otros en eslóganes cautivadores y decisivos.

¿Cuánto gana un copywriter?

Tanto si buscas los servicios de un copywriter como si estás valorando la posibilidad de convertirte en uno, el precio te interesa. Eso, lógicamente, depende. En un horizonte relativamente accesible es fácil encontrar redactores que realizan esta tarea de manera ocasional con tarifas muy asequibles. No deberían ser tu plan A.

Hay redactores sumamente especializados, con un portfolio bien nutrido y con un alto caché que realmente saben lo que hacen. Facilitan enormemente la tarea al cliente o la agencia para la que trabajan porque entienden a la primera lo que se busca y lo que se necesita, están familiarizados con los códigos publicitarios y conocen lo que los ingleses llaman los do y los don’t.

Por eso es difícil hablar de tarifas. Puede que des con un copywriter con precios realmente bajos, que ronden el céntimo por palabra, y veas a otro que cobra el copy a treinta euros. En esto, como en todo, hay una amplia gama y, al final, el mercado manda.

Copywriting de calidad, ¡siempre!

El copywriter contribuye grandemente aconstruir la presencia online de tu empresa, marca, servicio o producto, y esta presencia es decisiva tanto para tu imagen como para los resultados que vayas a obtener finalmente. Siempre es recomendable aspirar a tener a los mejores.

1180